Gestión emocional

Naturalmente nos emocionamos cuando enfrentamos las diversas situaciones, respondemos cada uno de forma diferente y expresamos nuestros sentimientos.

La posibilidad de entender lo que sentimos y cuando, nos procura una forma de poder gestionar y tramitar cada situación de la manera más adecuada a nuestra personalidad, sabiendo que lo que expresamos es justamente lo que sentimos.

El aprendizaje emocional en los niños constituye todo un proceso, por lo tanto, es importante considerar la importancia que esto tiene en su desarrollo como persona independiente.

En los adolescentes, dadas sus propias características neurológicas, sociales y momento educacional, la gestión emocional se convierte en un faro orientativo en un mundo confuso y a veces amenazante de su individualidad.